La luz, el camino


¿La luz es el camino, o el camino es la luz?... Se encendió como tantas veces antes la bombilla de las ideas, de los deseos, de los sueños. Se encendió como tantas veces se enciende, solo que la mayoría de las veces la ignoramos o simplemente la tapamos por miedo a que la descubran. Se encendió entre mis manos, pues es en ese momento cuando puedes manejarla realmente. Tenue se aferra a mis palmas mientras le doy la suficiente fuerza para deslumbrarme, para guiarme.

¿La luz es el camino, o el camino es la luz?...Preguntas que no necesariamente hallan respuesta ahora, quizás mañana, nunca...


Dentro de la oscuridad que acogí con fuerzas, pues mis alas blancas dieron paso a alas negras, las alas negras de la soledad, no de la tristeza. De la introspección, del descanso, de la espera. Para renovar la luz, quizás el camino.

¿La luz es el camino, o el camino es la luz?...Puede parecer lo mismo y...efectivamente lo es. El camino no es camino sin luz y esa luz es la que te enseña el camino. Forman una pareja indivisible. La luz de tantas cosas, de los proyectos, los sueños, los cambios, las esperanzas, la felicidad, que te llevan por esos mismos caminos. Pues en la luz lo es todo, y tú formas parte del todo. Tú eres la luz y el camino, tú eres luz; aunque creas que te ha abandonado o que nunca ha existido. Tú eres luz, para guiar, deslumbrar, ayudar o reposar perdida en un inmenso campo de espiritualidad de la cual aún no eres consciente. Tú eres el camino por donde tu luz debe navegar, tú eres el camino por el que seguir, pues tus pies son al camino lo que el camino a tus pies. Solo el tiempo no descansa...

La luz es el camino, el camino es la luz...¿lo difícil es encontrar el interruptor verdad?, Estoy seguro que sabrás dónde se esconde.

La luz, el camino...Tú

Por Jordi Luna



12 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

El Volcán