top of page

El sendero



El sendero inicia el camino, y el camino va hacia el bosque. Del bosque a la montaña, y de la montaña al vacío...y en el vacío, nada. El sendero serpentea y sube, sube girando el camino. El bosque es oscuro y sombrío y detrás del bosque la montaña y detrás...el vacío, y en el vacío, nada. El sendero no está limpio y el camino se hace torpe; se abre y cierra el bosque y detrás del bosque la montaña y detrás... el vacío, y en el vacío nada. El sendero es estrecho y hace dificultoso el camino. Entonces el bosque te atrapa, y detrás del bosque la montaña y detrás...el vacío, y en el vacío, nada. Recorrer el mismo sendero día a día, no hizo diferente el camino y éste siguió su curso indiferente por el mismo bosque sombrío. Y al llegar a la cima de la montaña volvía a caer al vacío... y en ese vacío seguía sin haber nada.


Pensé que era hora de olvidarme del camino, y empezar a llenar el vacío...Así el vacío se hizo pleno y bajando la montaña podía ver por encima del bosque. Por encima del bosque vi otro camino y era grande aquel sendero. Al subir otra mañana, el sendero era espacioso y hacía plácido el camino. El bosque me arropaba, la montaña me alzaba y detrás...no hizo falta mirar más.


Tú haces tu propio camino...




Por Jordi Luna

58 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Bífida

La Niebla

Comentários


bottom of page